Marzo 14 de 2017 – El representante a la Cámara, David Barguil, aplaudió la decisión de la liquidación de Electricaribe, luego de más de cuatro años denunciando los constantes abusos de esa empresa a los usuarios de la costa. Para Barguil, esto demuestra que cuando la costa se une reivindica los derechos de sus ciudadanos. 

"¡Sí se pudo! Hoy el caribe está de fiesta con esta gran noticia. Fueron años de debates, marchas, recientemente habíamos dormido en la calle junto a jóvenes de los siete departamentos frente a las sedes de Electricaribe y la Superintendencia de Servicios Públicos. Reconocemos la gran labor del Superintendente y del Ministro de Minas, para que finalmente se escuchara el clamor de nuestra región", expresó el representante. 

Para Barguil el paso a seguir es vigilar que el proceso de liquidación sea transparente, que lleguen uno o varios operadores a la costa con el músculo financiero que se requiere para brindar un servicio de calidad a los usuarios. 

"Vamos a seguir más vigilantes que nunca. Así como logramos la liquidación, ahora estaremos encima de este proceso, que se establezca un cronograma definido de inversiones, y todo se haga de manera transparente ante la ciudadanía. No vamos a permitir que se repitan los errores del pasado o que llegue otro Electricaribe a la región", señaló.  

Hoy se cumplían 121 días de la intervención por parte del Gobierno nacional a Electricaribe. Barguil había insistido en que la intervención debía ser con fines liquidatorios y recientemente había realizado, junto a varios jóvenes de la costa, el ‘campamento por la liquidación de Electricaribe’, en el que exigían la salida de la compañía que hoy es una realidad.

 

Gracias a la ley del representante a la Cámara, David Barguil, incorporada en el actual plan nacional de desarrollo, la Superintendencia de Servicios Públicos impuso la multa más alta en la historia de la entidad al hacer uso de  la facultad de sancionar hasta con 100 mil salarios mínimos a las empresas que infrinjan la ley de servicios públicos. Se trata del artículo 208 de la ley 1753 de 2015, reglamentado por el decreto 218 de 2017. 

“En debate de control político nosotros denunciamos que Termocandelaria era el Interbolsa del sector energético. Señalamos que la empresa recibió más de $500 mil millones por el ‘cargo por confiabilidad’, y cuando la crisis llegó y necesitamos la energía, estos recursos simplemente se esfumaron”, señaló Barguil. 

El representante aplaudió y respaldó al Superintendente de Servicios Públicos, José Miguel Mendoza, quien tomó la decisión de imponer una multa de 35 mil millones a Termocandelaria. Barguil le pidió que el paso a seguir sea multar a Electricaribe con una sanción aún más drástica. 

 

“Ahora que el Gobierno tiene las herramientas para multar a estas compañías que le incumplen a sus usuarios, hacemos un llamado al Superintendente para que haga lo propio con Electricaribe, sancionando de manera ejemplarizante a una empresa que lleva décadas abusando de los habitantes de la costa e infringiendo la ley”, concluyó el congresista.

Febrero 22 de 2017 – A menos de una semana de haber realizado en varias ciudades de la costa el ‘campamento por la liquidación de Electricaribe’, el representante David Barguil  se reunió con el Superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios, José Miguel Mendoza, a quien reiteró el clamor del caribe colombiano para que se liquide Electricaribe y se reemplace por uno o varios operadores que presten un buen servicio a los usuarios. 

“Ante una pronta decisión frente a la intervención de la empresa de energía, como lo ha manifestado el Superintendente, le expresamos una vez más nuestra exigencia de que sea con fines liquidatorios. Electricaribe no cuenta con los recursos que se requieren para realizar las inversiones en infraestructura, las cuales llevan más de diez años de rezago”, indicó Barguil. 

Adicionalmente, el representante hizo un llamado al Superintendente Mendoza para que se proteja a los trabajadores en caso de un proceso de liquidación. “Los derechos laborales de los empleados deben ser protegidos. Estas personas no tienen por qué pagar los platos rotos del desastre de Electricaribe”, añadió. 

Por último, Barguil pidió a la Superintendencia de Servicios que si la intervención de Electricaribe culmina en la liquidación de la misma, el proceso que se lleve a cabo sea transparente y no se repitan los errores del pasado. 

 

“La liquidación que estamos exigiendo debe ser de puertas abiertas para que la ciudadanía conozca los detalles del proceso. Además, la SuperServicios debe ser clara y transparente en la escogencia de los nuevos operadores que reemplazarán a Electricaribe. No queremos nuevas empresas que presten mal servicio y le incumplan a los usuarios”, concluyó.

El representante a la Cámara, David Barguil, rechazó tajantemente las declaraciones emitidas desde Madrid por la canciller María Ángela Holguín donde aseguró que es importante arreglar el conflicto con Electricaribe –del grupo español Gas Natural-, y evitar que una empresa "salga descontenta y mal de Colombia". 

“Mientras la señora canciller se preocupa más porque una empresa que le ha hecho tanto daño a la costa no ‘salga descontenta’ del país, nosotros nos preocupamos porque los más de 2,5 millones de usuarios al fin estén contentos cuando Electricaribe sea liquidada y se vaya de Colombia. En vez de inquietarse por mantener ‘contentos’ a los españoles debería velar por hacer respetar los derechos de sus connacionales, específicamente de los costeños”, aseveró Barguil. 

El congresista reiteró el llamado al Gobierno nacional para que el proceso de intervención a Electricaribe resulte en la liquidación de la misma, pues se ha demostrado que la empresa no cuenta con los recursos que se requieren para realizar las inversiones en infraestructura que permitan brindarle un buen servicio a los usuarios.  

“Se equivoca la canciller si cree que la salida de Electricaribe perjudica las relaciones con España, por el contrario, estamos demostrando que Colombia es un país serio que no aceptará más a empresas abusivas que vengan a jugar con los ciudadanos”, remató Barguil.